Historia: 63 AÑOS DE LAS HERMANAS EN ESPAÑA

La semilla que sembraste, se hizo árbol en la historia

     Hace ya 63 años
     … un 19 de marzo de 1950, las Hermanas Esclavas del Corazón de Jesús (Arg.) llegaron a España cumpliendo el mandato del Señor “Id por todo el mundo, haciendo discípulos míos...”.

     La Venerable Madre Catalina de María Rodríguez, Fundadora de esta Congregación religiosa, dejó en las hermanas esa impronta de lanzarse a horizontes nuevos, a responder a los retos de la sociedad con el evangelio en la mano y la Gloria de Dios como meta.

     Comienzos difíciles aquellos de las primeras en Arturo Soria, donde van a fundar el Colegio Argentino del Sagrado Corazón. Después vendría el colegio e internado en Alar del Rey, Palencia, que pasados los años, y al levantarse el ferrocarril y despoblarse la zona, hubo que levantar.

     Después en Ayala, se abre una próspera residencia universitaria y con los aires del Concilio Vaticano II se decide abrir un Colegio en las periferias de Madrid, y así surge el Colegio de Jesús en Barajas.

     Con el paso del tiempo se funda un centro de Pastoral en Aldeanueva de la Vera, Cáceres que atiende varias parroquias de la Vera extremeña.

     En el año 2004 las Hermanas Esclavas del Corazón de Jesús asumen una obra muy querida por Madre Catalina, el Centro de Espiritualidad de la Archidiócesis de Santiago de Compostela, sito en la localidad coruñense de Pontedeume. Sitio de peregrinación, de acogida, de oración y de descanso.

     Las hermanas pasan, las obras también, pero el espíritu de Madre Catalina que escribía con ánimo generoso “vuelen las Esclavas por el mundo proclamando la Gloria de Dios”, permanece a través del tiempo y se pierde en el abismo de misericordia de ese Dios a quien tanto anhelamos dar a conocer. 

      En el año 2009 la Titularidad del Colegio de Jesús pasó a Fundación Educación Católica, con el acuerdo de la permanencia y el ideario que las hermanas Esclavas del Corazón de Jesús han ido inculcando en los alumnos y familias que han pasado por el colegio. Así pues, desde entonces la labor de nuestras hermanas sigue con el respaldo y colaboración de FEC.

    Así pues, tras más de 50 años de trabajos, alegrías, dificultades y retos, sale del corazón de cada una de las hermanas y de los amigos con los que trabajamos, un sincero agradecimiento al Señor que nos llamó a seguirle de cerca y a todos aquellos que hicieron posible que Su Nombre llegara a esta hermosa tierra española.

     Gracias de corazón

     En todas partes encontraremos a Dios, siempre que lo busquemos con un corazón sincero y nos entreguemos a El con entera confianza