En los días 30 y 31 de enero los alumnos y profesores han apostado absolutamente por la PAZ con unas sencillas y simbólicas celebraciones.

     

       El 30 de enero es el día en el que recordamos la importancia de que se pueda conseguir la PAZ para todos los seres humanos, sin distinción de ningún tipo. Tanto en Infantil como en Primaria y ESO, aún haciendo celebraciones por separados, se han hecho sendos alegatos y realizado compromisos para lograrla. Nosotros podermos ser actores principales si ponemos nuestro granito de arena en nuestro entorno. Pero mejor nos lo dicen unos alumnos de 4º de ESO que han sido los portavoces de todos con este mensaje:

     "Conscientes de que habitamos un mundo con demasiadas experiencias de guerra y de violencia. Sabiendo que en el siglo XX se han vivido en Europa las peores guerras de la historia, que no queremos que vuelvan a repetirse. Conociendo por propia experiencia, y por las noticias de todos los días, que la violencia sigue estando en nuestras ciudades y hasta dentro de las escuelas y de las familias.

       En el día de la Paz y la No Violencia nos manifestamos y nos pronunciamos. Somos los niños y los jóvenes que integrarán la sociedad del siglo XXI y soñamos con un planeta en armonía entre las gentes y paz entre los pueblos.

       Soñamos que llegará el día en que las fronteras marcarán solo los antiguos reinos en los que se gestó una lengua y una cultura, pero no serán ya más los filtros con que unos hombres excluyamos de nuestro lado a otros hermanos nuestros.

       Soñamos que llegará el día en que los recursos de la tierra permitan a cada pueblo su propio desarrollo, cesen las explotaciones de los más fuertes sobre los más débiles y el desarrollo y la cultura sean los fundamentos de la vida de las naciones en paz.

      Soñamos son que llega ya el día en que hombres y mujeres, por fin, hayamos madurado en tolerancia y nos miremos con ojos de total respeto y buena acogida.

      Soñamos con el día en que nuestras valoraciones no tendrán en cuenta el sexo ni las razas sobre la tierra, porque la máxima importancia consistirá en ser persona humana.

      Soñamos con el día en que los corazones de todos nosotros hayan superado los recelos, las envidias y las desconfianzas y en los patios de nuestras escuelas no se conozcan nunca más las peleas ni las amenazas.

       Soñamos con el día en que todos los hogares sean el espacio donde los adultos cada día recobran la bondad interior y la ternura y nosotros, los pequeños, desarrollamos unos ojos limpios y un corazón fuerte.

      Soñamos con el día en que sea necesario borrar del diccionario palabras como terrorismo, violación, narcotráfico, esclavitud... porque, después de haber caído en desuso, carecen ya de significado.

      Soñamos que llegará un hermoso día en el que las montañas y los bosques, los mares y los peces, el aire, las plantas, los animales y el hombre serán pureza y armonía natural.

      SOÑEMOS JUNTOS POR LA PAZ. QUE LA PAZ SE IMPONGA EN NUESTRAS CASAS, EN NUESTRO COLEGIO, EN NUESTRO BARRIO, EN NUESTROS PAÍS, EN NUESTRO PLANETA Y EN EL CORAZÓN DE TODOS Y CADA UNO DE NOSOTROS."

     Con el símbolo de pegar nuestras manos, hechas de cartulina, en un gran mural con todos los compromisos que cada uno está dispuesto a llegar a cabo, se completó una celebración que nos hizo recapacitar sobre la importancia de la PAZ.

      También se hizo un pequeño homenaje a los profesores, ya que el pasado 28 de enero fue la festividad de Santo Tomás de Aquino, patrón de los profesores, como verdaderos INSTRUMENTOS DE PAZ. Su labor educativa, junto con la de los padres, se hace imprescindible para conseguir la PAZ.